TUMBA DE MORELOS



Durante la guerra de Independencia, el insurgente José María Morelos es tomado prisionero y trasladado a la ciudad de México. Juzgado por la Inquisición y por un tribunal militar, es condenado a morir fusilado, pero para evitar posibles protestas populares por la ejecución, fue trasladado a San Cristóbal Ecatepec para dar cumplimiento a la sentencia.

Ahí fue fusilado y posteriormente sepultado en la iglesia de San Cristóbal, en el centro del municipio, de donde años después fueron exhumados sus restos para llevarlos a la Columna de la Independencia. En honor al héroe de la Independencia, en Ecatepec se conmemora cada 30 de septiembre su natalicio, y el 22 de diciembre su muerte.

La Tumba de Morelos aún se conserva junto a la parroquia de San Cristóbal.