SANTA MARÍA TULPETLAC




Su nombre en náhuatl significa "lugar de petates de tule", ya que se localizaba junto al lago de Texcoco, y en sus orillas crecían muchos tulares, de cuya materia prima la gente de este pueblo tejía canastas, petates, icpallis (asientos) y trenzaban cuerdas para el consumo de la misma población o para intercambiarlos en el mercado de Tlatelolco, el de Nepohualco y el de Acholan.La iglesia de este pueblo fue construida en el siglo XVI por la orden de los franciscanos; este recinto histórico cuenta con cuadros de los siglos XVI, XVII y XVIII, entre los que destaca el de Santiago Matamoros. En el atrio de la iglesia se encontró la lápida de Huanitzin, último señor de Ecatepec. Es famosa también la capilla de la Quinta Aparición, en el lugar donde cuenta la tradición que se suscitó la aparición de la Virgen de Guadalupe.

En Tulpetlac había cantera de tres colores: azul, rosa y chicle; por lo que el presidente Porfirio Díaz concedió permiso para explotarlas a los señores Teodoro Reyes y posteriormente a Don Nicolás Valdés, quien solicitó la introducción de un ramal de la vía del ferrocarril a la cantera del barrio de Los Reyes, de donde salió gran parte de la piedra empleada para construir las estaciones ferroviarias de México a Veracruz, utilizándose también esta cantera para la construcción de la fachada del edificio de Correo Mayor en la Ciudad de México.


Arrow
Arrow
Slider