ECATEPEC DE MORELOS

22 DE febrero DEL 2020 | 09:55 pm| 17.69 °C

Capacitan a personal médico y de emergencias de Ecatepec en atención a pacientes quemados

- Expertos de la Fundación Michou y Mau destacaron que el cuidado adecuado evita que los afectados enfrenten graves secuelas o incluso mueran

Cada año México registra unas 135 mil personas quemadas, de las cuales más de la mitad son menores de 18 años de edad, por lo que es necesario que personal de los cuerpos de emergencia estén capacitados para atender este tipo de contingencia, lo que evitará que los afectados sufran graves secuelas o incluso mueran.

La Dirección de Protección Civil de Ecatepec organizó el Curso de Capacitación de Atención Médica Prehospitalaria  para el Manejo de Pacientes Quemados, impartido por especialistas de la Fundación Michou y Mau, al que asistieron más de 120 elementos de la corporación y personal médico del DIF municipal, Cruz Roja Delegación Ecatepec y del Servicio de Urgencias del Estado de México (SUEM).

Victoria Arriaga Ramírez, directora de Protección Civil y Bomberos de Ecatepec, aseguró que el alcalde Fernando Vilchis Contreras y Esmeralda Vallejo Martínez, presidenta del DIF muncipal, instruyeron que los trabajadores del ayuntamiento estén debidamente capacitados.

“Somos los primeros respondientes en caso de emergencia y queremos estar totalmente capacitados. Tenemos que trabajar en coordinación y ser uno mismo ante una situación”, reiteró.

Virginia Núñez Luna, directora de Enseñanza y Capacitación de la Fundación Michou y Mau, expresó que es necesario capacitar al personal de emergencias porque las quemaduras ocasionan muchas muertes y en los sobrevivientes dejan consecuencias graves en su función y estética, además de que parte de los afectados son jóvenes en edad productiva.

“El objetivo del curso es unificar criterios y atención. Queremos que todos hablen el mismo idioma, todas las instituciones que tienen los profesionales que van a atender al paciente quemado deben de saber atenderlo bien, porque la atención inmediata va a reflejar que el paciente con probabilidades de sobrevida, uno, y dos, después de sobrevivir, con buena calidad de vida”, afirmó.

Insistió: “Es muy importante que el ámbito prehospitalario, la primera atención del paciente quemado, sea con gente capacitada y consciente de lo que está haciendo”.

La también médico del Hospital Pediátrico de Xochimilco dijo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta 265 mil muertes por quemaduras al año a nivel mundial.

Agregó que en México se reportan 135 mil pacientes por quemaduras atendidos al año, de los cuales 10% (13 mil) requieren atención muy especializada por la gravedad de sus lesiones “y dependen de dónde se atienda va a ser el número de pacientes que tengan probabilidad de morir, en números gruesos no traigo el dato”.

“Son los jóvenes un grupo de edad muy afectado por las quemaduras y también los menores. Igualmente tenemos grupos vulnerables como son los ancianos, que se queman fácilmente. Entonces sí es un problema mundial, local, de salud pública, por grupos de edades y también de estratos socioeconómicos”, mencionó.

Añadió que del total de personas quemadas, 32% son menores de 9 años de edad y 33% son menores de 18 años, aunque por quemaduras fatales el grupo más importante es de adultos en edad productiva, de entre 18 y 45 años.

Detalló que muchos accidentes ocurren en el hogar, sobre todo con menores de edad y adultos mayores que se queman con líquidos, en tanto que los adultos se queman por instalaciones eléctricas (entre ellos los albañiles) o accidentes de trabajo.

Aseguró que a pesar de la gran cantidad de personas quemadas, en México existen sólo 200 camas de unidades especializadas para atender este tipo de pacientes, ubicadas sobre todo en la Ciudad de México, Estado de México, San Luis Potosí, Jalisco, Monterrey, Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz y Puebla.

“Son hospitales que requieren una infraestructura especial, el paciente quemado es un paciente que representa mucho costo para la institución, es un paciente que sale caro”, destacó.

Concluyó que el carecer de atención adecuada aumenta el riesgo de complicaciones y de muerte para los pacientes, por lo que este tipo de cursos son necesarios para que la atención inicial sea la correcta.